Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
National & International News

¿Qué Sigue Tras Las Históricas Protestas En Cuba?

Lulu Garcia-Navarro habló con Abraham Jiménez Enoa, periodista cubano y columnista para The Washington Post basado en La Habana, sobre los recientes disturbios en Cuba.

Esta entrevista salió al aire originalmente en Weekend Edition Sunday de NPR. Fernando Narro de NPR realizó la traducción. Aquí está la entrevista completa en español.

LULU GARCIA-NAVARRO, PRESENTADORA:

Bueno, Abraham, ¿qué tal se siente el momento actual desde La Habana? Estamos viendo reportes de el gobierno imponiendo, pues, mano dura contra la oposición, cualquier persona que disiente e incluso por momentos bloquearon el acceso a internet. ¿Como ves las cosas hoy desde donde estas? Al momento.


ABRAHAM JIMÉNEZ ENOA: Es decir, hay mucha tensión, hay muchos nervios. Justo ahora acaba de acabarse lo que llama el gobierno un acto de reafirmación revolucionaria, que igual [sucede] en el peor momento de la pandemia, cuando más casos de coronavirus hay, cuando el sistema de salud está colapsado o ni siquiera hay ambulancias para ir a buscar a los enfermos a sus casas y en los hospitales no hay capacidades, no hay camas.

El Gobierno ha citado de manera obligatoria a ciudadanos a que repleten en el Malecón de La Habana para vender la imagen de que en Cuba hay unidad nacional. De que en Cuba la mayoría del pueblo está a favor del gobierno. Mientras eso ocurre, hay una especie de cacería en la en las calles donde están yendo a buscar a sus casas a los manifestantes que han podido escaparse y que no han sido detenidos aún, que han ido siendo identificados en los videos, así como por informaciones de los interrogatorios de los que ya están detenidos hoy. Según las cifras que se están manejando, [son] más de 5,000 entre las personas detenidas y desaparecidas.

Porque justo cuando estallaron las protestas, una de las medidas y la estrategia del régimen fue cortar el acceso a Internet, cortar el acceso a Internet para que las imágenes no se hicieran públicas, para que la gente se quedara desconectada y no pudiera conectarse unas con otras. Entonces, el saldo real, la cifra de lo que ocurrió en estos 62 lugares donde estallaron estas protestas masivas en contra el gobierno no se sabe aún, porque hay mucha gente que sigue desconectada. La gente ha podido empezar a conectarse gradualmente, pero aún es mucha gente que sigue sin poder acceder a la red y sin poder contar lo que ocurrió.


GARCIA-NAVARRO: ¿Tú te sientes en riesgo?


JIMÉNEZ ENOA: Sí, obvio. Todo mundo está en riesgo, sobre todo los periodistas independientes y los que han acudido a las manifestaciones. Yo vivo en riesgo y ni siquiera por esto que acaba de ocurrir ahora. Llevo años viviendo bajo acoso, bajo una presión tremenda. Soy un perseguido político.

De hecho, estoy en una lista en donde hay más de doscientas personas, las cuales ni siquiera tenemos pasaporte porque no podemos salir del país. Somos una especie de presos políticos que no nos dejan salir del país. Yo nunca he salido de Cuba porque el gobierno no me deja salir.

Estoy preso acá todo el tiempo. Me están llevando a interrogatorios, todo el tiempo me persiguen, me tienen intervenido mi teléfono. Es mi día a día, es bajo esa represión y obviamente eso se multiplica por siete en contextos como el actual, donde la represión es mucho más.


GARCIA-NAVARRO: Bueno, Abraham, en una de tus columnas recientes escribiste, y cito, "Los cubanos no aguantamos más a este régimen y ese hartazgo ha reventado. Un país desabastecido por completo de alimentos y medicamentos, con un sistema de salud colapsado por el COVID-19, más la escasez de fluido eléctrico y el aumento de la represión política, por fin estalló." Cuéntanos un poco sobre esto que mencionas y las razones que llevaron al pueblo Cubano a lo que tu llamas un estallido.


JIMÉNEZ ENOA: Si, por un lado está esto que menciono, que digamos que es el contexto actual, lo que está viviendo Cuba. Cuba lleva meses, por las medidas que tomó Trump en contra del país, que son más de 240 medidas económicas y financieras, mas la incapacidad del gobierno Cubano histórica ha llevado a Cuba, que llevamos meses donde acceder a un plato de comida a diario sea prácticamente una odisea, donde vas a la esquina si te enfermas y no puedes encontrar ni siquiera una aspirina. Un país que no tiene medicamentos, un país que no tiene alimentos, las tiendas y mercados son auténticos cementerios.

Además, hay todo el tiempo cortes eléctricos y eso hizo que la gente se hartara de esta situación. Y claro, si no tienes ni comida ni medicamentos y vives sin electricidad, no tienes vida... es lo básico para vivir.

Entonces tampoco tienes miedo y por eso que la gente salió a la calle, pero no sólo en la situación actual, sino también el cúmulo histórico de la falta de libertad, de la falta de derecho que los últimos 62 años, las seis décadas que lleva la dictadura Cubana en pie. Los Cubanos han ido acumulando y que eso se combinó con la situación actual y fue lo que hizo reventar a la ciudadanía.


GARCIA-NAVARRO: Bueno, el presidente Diaz-Canel tomo el poder hace poco, después de como dices, casi 60 años de tener a algún Castro en el poder. ¿Tú crees que se percibe como una falta de legitimidad sobre el mando de Diaz-Canel y eso está ayudando a que la gente también salga a protestar en contra de él y su régimen?


JIMÉNEZ ENOA: Sí, evidentemente hay una falta de liderazgo político que nunca había sucedido eso en las seis décadas de Cuba. Hoy Cuba tiene una ausencia total, simbólica, pues toda esa generación dictatorial, todos son ancianos, los que no se han muerto ya.

Pero incluso Díaz-Canel, por más que en plantilla, teóricamente sea el presidente país, él no es quien manda. Y no porque lo diga yo o lo piensa la gente, sino porque él mismo lo declaró en su discurso el día que asumió el poder. El mismo declaró que las principales decisiones del país se la iban a consultar a la aprobación de Raúl Castro. Por lo tanto, Raúl Castro sigue siendo, aunque ya no esté, digamos, oficialmente en el poder, desde su casa, desde un teléfono sigue siendo el número uno del régimen y Díaz-Canel simplemente es un burócrata que digamos gestiona lo que lo que genera Raúl Castro de su casa.


GARCIA-NAVARRO: Y de parte de los Estados Unidos, que acciones te gustaría ver por parte del gobierno Americano. Acabamos de escuchar recientemente que el Presidente Biden anuncio que no va a permitir las remesas que el Presidente Trump cancelo hace dos años. ¿Que crees tu que serian una de las acciones que puede tomar el gobierno Americano para ayudar de manera mas inmediata al pueblo Cubano? ¿Qué te gustaría ver de parte del gobierno Americano?


JIMÉNEZ ENOA: Las relaciones entre Cuba y Estados Unidos son una telaraña que, por un lado es cierto que el bloqueo no es un mito, afecta al pueblo cubano. Pero obviamente no es solo el bloqueo lo que tienen [a Cuba] en el estado en que está el país hoy. Digamos que el bloqueo tiene un 30 por ciento [de responsabilidad] y el otro 70 por ciento lo tiene la ineptitud de la gestión de los del propio gobierno Cubano y el autoritarismo de este gobierno.

Pero, si, creo... no estoy a favor para nada de este movimiento que se ha generado en la Florida, sobre todo en la comunidad de Cubanos-Americanos desde que abogan por una intervención militar, que abogan por recrudecer aún más las sanciones contra Cuba, no creo que sea el camino, porque al final, todas estas sanciones, todas estas medidas no afectan a los gobernantes Cubanos.

Los gobernantes cubanos si tienen comida, los gobernantes cubanos si tienen medicamentos, si tienen dinero y viven como reyes. Entonces todas esas medidas, a los que afectan realmente son al pueblo, a nosotros, incluso a los que estamos peleando y a los que estamos enfrentando para ver caer y derrocar y cambiar el sistema cubano. Entonces de alguna manera los cubanos estamos en medio de un fuego cruzado, estamos por un lado enfrentando a un gobierno dictatorial y totalmente autoritario que nos aplasta a cada rato y por otro lado, Estados Unidos, para golpear y disminuir ese gobierno, toma medidas, pero que no afectan al gobierno, afectan al pueblo. Entonces es bien difícil y digamos que nosotros, la ciudadanía no tenemos escape. Todo el tiempo estamos en ese fuego cruzado que prácticamente no tiene salida.

Yo creo que Biden, de alguna manera, antes de llegar a poder declaró que iba volver a los tiempos del Obamismo. En el tiempo del Obamismo este país cambió. De hecho, yo empecé a hacer periodismo cuando Obama, que el país cambió. Hubo internet, hubo un florecimiento de la propiedad privada. Luego Trump, con Trump se acabó todo. Entonces yo sí creo que, si bien Biden no debe, digamos, sentarse a negociar con el gobierno cubano porque eso facilitaría las cosas para una mayor represión, porque Gobierno se sentiría simbólicamente respaldado. Sí creo que a menos todas estas medidas que afectan al pueblo cubano las podría levantar, las podría levantar y eso sería una manera también de empoderar y ayudarnos a los que estamos acá peleando.


GARCIA-NAVARRO: Por el momento, ¿tu como crees que las personas en Cuba están lidiando con la actual situación? Estamos viendo muchos Cubanos que están literalmente tomándose al mar para poder llegar a Estados Unidos y hay reportes de al menos una docena que han muerto tratando de hacer ese difícil viaje. ¿Como crees que está respondiendo la ciudadanía Cubana al momento actual?


JIMÉNEZ ENOA: Yo creo que hay desespero. Justamente yo, en una en un par de columnas anteriores a esta de las protestas, abordaba este tema de la de las salidas ilegales marítimas de cubanos. Yo creo que cuando alguien decide tirarse al mar, es una persona que ya lo perdió todo, es una persona que no ve salida y que justamente en esa acción de lanzarse a la nada está su presente e intentando buscar un futuro.

Es lamentable la cantidad de vidas que han vuelto a perderse por Cubanos que se lanzan al mar. Las últimas cifras que yo consulté hablaban de un aumento del 80 por ciento de los cubanos que se están lanzando al mar y eso habla de la situación extrema que están viviendo los cubanos hoy.

Yo creo que es grave lo que está pasando en Cuba y que la comunidad internacional y la opinión pública tienen que empezar a mirar hacia acá. Porque hay un mito sobre lo que es la realidad cubana. Mucha gente piensa que Cuba es una isla paradisíaca, que Cuba es una isla idílica, progresista, de izquierda y es todo lo contrario. Cuba es un régimen totalmente dictatorial y autoritario y tiene mucha responsabilidad en el estado de las cosas en que está hoy en el país.

Además, hay un aumento super notable de la represión, no sólo contra opositores y periodistas, sino contra la ciudadanía. Cualquiera que ose levantar la voz o manifestarse en contra del gobierno, ya sea en las redes sociales o en la calle, está siendo apresado, están siendo desaparecido. Entonces yo creo que como nosotros estamos tan desprotegidos aquí, como nosotros estamos peleando contra un monstruo enorme. Somos David y ellos son Goliat. Nosotros necesitamos, lo menos que podemos hacer es que la gente mira hacia acá, que la gente divulgue lo que está pasando y que de alguna manera nos ayude a correr la voz porque no nos queda de otra. Nos van a desaparecer.


GARCIA-NAVARRO: Por último, déjame preguntarte esto: ¿Tú crees que esta represión y mano tan dura que nos estas contando del gobierno contra los disidentes, crees que funcionara para ellos o estamos en un punto que la magnitud de lo que estamos viendo, la actitud de la gente, pues ya no hay vuelta para atrás?


JIMÉNEZ ENOA: Yo creo que no hay vuelta para atrás. Justamente por la situación que hay en Cuba. Es decir, el Gobierno demostró de lo que es capaz y sacó su rostro más violento. Le abrieron con fuego, golpearon a niños, ancianos que se mostraron como se muestran las dictaduras ante este tipo de manifestaciones.

Pero la gente que volvió a sus casas, volvió a la falta, al refrigerador vacío, a no tener electricidad, a no tener medicamentos, a la angustia. Entonces la molestia sigue. La inconformidad [sigue]. Si además hay montones de padres, madres y amigos que andan por las calles, por las unidades policiales, buscando a miles de desaparecidos que aún no se sabe dónde están. Entonces yo creo que en un punto ya esto es un callejón sin salida. O el régimen termina por exterminar toda esta llama que se ha prendido, o la gente logra sublevarse.

Obviamente yo no creo que este sea el camino porque es un gobierno que, obviamente, es una dictadura militar, donde mandan militares, donde el poder lo tienen los militares y donde tienen fuerza y donde tienen armas y el pueblo está desarmado. Entonces obviamente es una pelea de león contra mono y el mono con las manos amarradas. Entonces yo todo lo que veo a futuro sí creo que el país ha cambiado, que hay un cambio de mentalidad, de que se perdió el miedo.

Pero lo que veo es mucho sufrimiento y mucha sangre que se va a derramar y mucha represión, porque no hay manera de que esta sublevación popular termine por cambiar el sistema. No tenemos las maneras. ¿Cómo un pueblo gritando "libertad" y "abajo la dictadura" va a tomar el poder? Eso es impensado, porque somos más, la mayoría del pueblo está en contra del gobierno. Pero esa pequeña cúpula que tiene poder, lo tiene todo en este país. De hecho, tienen poder y nosotros no lo tenemos. Entonces, tristemente yo no creo que lo que vaya a venir sea feliz.

Copyright 2021 NPR. To see more, visit https://www.npr.org.