Casa San José Fomenta La Participación En El Censo A Pesar De Los Intentos Por Reprimir El Conteo

KEVIN GAVIN: El presidente Trump firmó un memorando el martes que prohibía que los inmigrantes indocumentados fueran incluidos en el censo respecto al trazado de líneas para los distritos del Congreso. Esto ocurre después de que en 2019 la Corte Suprema rechazara su intento de preguntarles a los encuestados del censo si eran ciudadanos. Mónica Ruiz es la directora ejecutiva de Casa San José, un centro de recursos comunitarios que defiende y ayuda a los latinos a integrarse en el área de Pittsburgh. Mónica, ¿cuál fue su reacción al escuchar la orden del presidente?

MÓNICA RUIZ: Bueno, mi reacción fue la misma reacción que he tenido durante los últimos tres años y medio. Cada vez que él hace algo para tratar de negar los derechos humanos básicos de los inmigrantes, ya sean documentados o indocumentados, esta orden es ilegal. Es inconstitucional, pero no me sorprende.

GAVIN: Y algunos grupos, incluyendo la ACLU, han dicho que planean presentar una demanda para bloquear esta orden, de acuerdo con census.gov. A nivel nacional, alrededor del 62 por ciento de las personas han respondido al censo por teléfono, online, o en persona. En el área de Pittsburgh eso representa alrededor del 59%. Casa San José está trabajando con Keystone Counts para enfocarse en comunidades que a menudo no son contadas correctamente en el estado. ¿Qué implica tu trabajo con ellos?

RUIZ: Bueno, nos hemos comprometido a asegurarnos de que todos sean contados. Para lograrlo, hemos publicado información en las redes sociales. Hemos alentado a las familias a llenar el censo. Hemos apoyados a cientos y cientos de familias y les pedimos que llenen el censo en la oficina. Así que esto es algo en lo que hemos puesto mucho esfuerzo porque queremos que todos sean contados en el censo. Y, una vez más, cualquier intento para hacer que no sean contados, es inconstitucional y es un claro intento de asustar y silenciar a nuestras comunidades de inmigrantes.

GAVIN: Entonces, ¿qué se puede hacer para superar ese miedo?

RUIZ: Bueno, verás, defendimos sus derechos y trabajamos mucho para asegurarnos de que no se les cuestionara sobre su ciudadanía en el censo. Si esa pregunta hubiera estado en el censo, probablemente no estaríamos teniendo esta llamada telefónica porque no habríamos decidido promocionar y alentar tanto a las personas para que llenaran el censo. Pero ahora, estamos realmente trabajando para transmitir el mensaje a la gente, y, sabes, sí respaldamos la decisión que tomamos de que la gente complete el censo. Y respaldamos esta decisión de hablar en contra de lo que el presidente está tratando de hacer ahora.

GAVIN: Si un congresista mira los datos del censo y cree que solo hay un número X de latinos en Pittsburgh, cuando en realidad hay muchos más, es posible que no se prioricen los programas que los latinos necesitan.

RUIZ: Absolutamente. Pero no es solo eso, quiero decir, ya sabes, los niños y las escuelas, los distritos escolares no recibirán los fondos que necesitan. Y, sabes, los niños necesitan ir a la escuela. Muchos de estos niños son ciudadanos estadounidenses. Y si esto pasa, las escuelas no tendrán suficientes fondos. Y eso afectará la calidad de la educación, no solo de estos niños, sino de todos los niños.

GAVIN: Y esto también se aplicaría a las empresas que desean llegar a sus clientes latinos, ¿correcto?

RUIZ: Definitivamente. Y eso es solo el impacto económico. Pero en realidad, lo que esto hace es interrumpir, discriminar y privar a las comunidades. Y no queremos vivir en comunidades donde la gente tiene miedo.

GAVIN: Si los latinos indocumentados no son incluidos en el censo, ¿es más difícil para las organizaciones como la suya recaudar dinero y transmitir su mensaje a los responsables políticos, a las personas que hacen las leyes?

RUIZ: Absolutamente. Es muy difícil para nosotros ahora porque todavía estamos operando con los números del censo de hace 10 años. Y la población ha crecido tan rápido que, cuando estoy trabajando con los financiadores, tratando de expresarles nuestras necesidades y explicarles cuando ha crecido la población en los últimos tres años, me es difícil demostrárselos porque los datos obviamente están desactualizados. Y el no permitir que se cuente a estas personas solo ayudará a continuar con ese mismo patrón.

GAVIN: ¿Planea agregar su firma a cualquier demanda, ya sea de su organización o de Keystone Counts, desafiando la última orden del presidente?

RUIZ: Absolutamente. Ya estamos teniendo conversaciones sobre ello.

GAVIN: ¿Cuáles son sus expectativas?

RUIZ: En este punto, nuestras comunidades ya no cuentan con los recursos suficientes. Sabes, si no se pueden proporcionar los servicios necesarios para que las personas prosperen, entonces el deber de hacerlo recae en las comunidades individuales para apoyarlos. Casa San José es una pequeña organización sin fines de lucro. Y estamos haciendo mucho más de lo que era nuestro objetivo inicial. Estamos asumiendo el rol del gobierno al proporcionar recursos y asistencia a las personas que viven en nuestras comunidades. Y sí todo continua así, en algún punto, ya no vamos a poder continuar haciéndolo. Así que tenemos que obligar a nuestro gobierno a cuidar a las personas que viven en este país, personas que pagan sus impuestos y que contribuyen a hacer de esta una comunidad muy vibrante. De nuevo, no puedo resaltar esto lo suficiente, la población de Pittsburgh está disminuyendo, y la única población que está aumentado es la población inmigrante. Entonces, ¿qué pasará con ciudades como la nuestra si no cuidamos de nuestros integrantes más vulnerables?

Thanks to Presente Pittsburgh Latino Magazine - the voice of Pittsburgh and Western PA's Latinx community.